lo Político y la Política

Este espacio fue puesto en línea en diciembre de 2012; en gran medida, como respuesta personal del autor a los diversos acontecimientos que se sucedieron durante la campaña presidencial de aquel año. En ese momento, el contexto político mexicano experimentó varios momentos en los que distintas expresiones ideológicas y partidistas dejaron en claro a la ciudadania, en particular; y a la sociedad, en general; el rol subordinado que esta desempeña frente a poderes, reales y facticos, anclados a las estructuras estatales y, sobre todo, al modo de hacer andar el capitalismo mexicano. Pero al mismo tiempo, experimentó que, pese a la potencialidad que ya ofrecían plataformas informáticas en la circulación de la información y en la construcción de espacios de oposición y descontento, éstos eran realmente escasos, en el mejor de los casos; simulaciones, en el peor.

En opinión de quien escribe estas líneas, aquel proceso electoral velaba muchas dinámicas sociales, económicas, culturales y políticas que no eran producto directo de los comicios presidenciales, sino, por lo contrario, consecuencia de procesos de degradación social más profundos y abarcadores que el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012) agudizó con el despliegue de una embestida militar en contra del narcotráfico, y de la propia ciudadania. Esto llevaba, de manera irenunciable, por ser una exigencia política y ética de compromiso con la sociedad mexicana, al imperativo de construir un espacio propio de expresión, en el que aquello que se consideraba se encontraba velado, se debía traer hacia el exterior.

Es así que surge este blog, denominado, en un primer momento, como Opinión Pública. Aquella primera experiencia se mantuvo en línea durante dos años, en los que la actividad editorial fue ininterrumpida. La idea, el móvil, en todo caso, era sencillo: dar seguimiento a algunos de los principales eventos del acontener nacional mexicano procurando ofrecer una argumetación de oposición lo más clara y concisa posible. Despues de todo, la idea de fundar este blog se articulaba sobre la necesidad de ofrecer a sus lectores un espacio alternativo al que tienden a ofrecer los medios de comunicación tradicionales (prensa, radio, televisión), sin los vicios que éstos presentan como la necesidad de construir una línea editorial con base en la necesidad de atraer financiamiento y de generar ganancias monetarias, en algunos casos; o de simplemente sobrevivir como medios de comunicación, en otros.

Al rededor del segundo semestre de 2015, diferentes factores llevaron al autor de Opinión Pública a cerrar provisionalmente dicho espacio, por lo que el blog, en estricto, dejó de actualizar sus contenidos durante el resto de ese año y todo 2016. Y lo cierto es que esta exigencia se presentó en un momento en el que los contenidos ya contaban con una base de lectores sólida y permanente. La cuestión es que la avasallante violencia y desigualdad de la vida diaria no se detuvo, siguió su curso.

Ya con una formación profesional más sólida como internacionalista, a principios de 2017, el autor de este blog retomó las actividades del mismo, pero era necesario hacerlo sobre una nueva plataforma, con una conciencia más pronfunda de los plantemianetos que se ofrecerían a sus lectores y, sobre todo, con la idea clara de que los contenidos aquí publicados no debían ser sólo una serie de columnas de opinión, desarticuladas entre sí, que se sumaran al extenso registro de la información almacenada en la red. La plataforma que naciera en 2017 debía ser un claro posicionamiento político del responsable de la misma, y de manera simultanea, reflejo de su compromiso ético con la sociedad en la que se desenvuelve: expresión de sus propias luchas políticas, sociales, culturales...

Así nace lo Político y la Política, como en una especie de hoja en blanco, pues todo el contenido que durante dos años había dado vida a Opinión Pública fue eliminado.

En términos generales, el nuevo blog (que quizá, para muchos, podría considerarse como un simple cambio de nomenbre) sigue concentrando una importante cantidad de esfuerzos en el análisis de los temas nacionales, esto es, de la vida interna de México. Sin embargo, ya para el momento de su lanzamiento era claro que el compromiso ético y político propuesto por el autor no debía limitarse al plano estrictamente nacional, sino que debía articularse con los eventos, los fenómenos y las experiencias que se viven, día con día, en otras latitudes del orbe. Es así como se va reivindicando la vocación internacionalista del blog.

Ir más allá de esta breve semblanza de los trabajos de lo Político y la Política sería pretender vender al lector una imagen propia de quien lo mantiene en línea. Juzgar los contenidos de este espacio no es una tarea que corresponda al autor (sin que por ello éste deje de ser autocritico con sus propios plantemientos), sino a quienes se valen de él cada vez que entran a leer sus publicaciones. Y es que, al final del día, la razón de ser del blog no es, en sí mismo, el simple acto de publicar, como en una dinámica de mero solioquio, sino el llegar a la mayor cantidad de personas posible y, sobre todo, el de influir en su forma de experimentar vida en sociedad.

De ahí que, en principio, no se haya buscado el construir la credibilidad de todo el contenido aquí publicado a partir de la exposición de una extensa bibliografía, o de la citación continua de las referencias consultadas para elaborar cada artículo, sino que se haya produrado hacerlo a través de la coherencia interna del contenido visto como una unidad, como un conjunto de elementos en el que las afirmaciones de un artículo están profunda e irrenunciablemente articuladas con las de los restantes, y viceversa. 

El que este espacio se mantenga alojado en una plataforma de blogspot., en este sentido, no facilita para nada las cosas, habida cuenta de la enorme cantidad de contenidos publicados en blogs que trafican con la información, que la pervierten y deliberadamente la transforman, la recortan, la modifican para responder a una diversidad de intereses. Sin embargo, o a pesar de lo anterior, si quienes leen estas líneas y las columnas que semana a semana se publican en lo Político y la Política terminan por confiar en sus postulados, en las ideas que se vierten para debatirlas, en las dudas y las incertidumbres que se manifiestan, o en las afirmaciones que se realizan, sin la necesidad de tener que exigir muestras del rigor analítico y de la sistematicidad teórica empleadas por el autor, el objetivo de este espacio, la credibilidad y su confiabilidad se darán por logradas. De ahí la importancia del lector en el proceso de construcción y desarrollo permanente del blog.

Quizá para finalizar esta breve presentación de los trabajos aquí realizados no sobre más que el hacer notar a sus lectores que este espacio funciona, también, como una suerte de archivo público de la actividad académica del autor del mismo. Y es que, en este sentido, es posible advertir que el blog tiene dos secciones dedicadas a dar a conocer a los eventos y las investigaciones que aquel realiza. 

Así pues, en la sección Archivo Político, el autor pone a disposición de sus lectores la totalidad de los trabajos de investigación que éste realiza la mayoría de ellos, artículos publicados en revistas académicas arbitradas, nacionales e internacionales. Ello, con la intensión no sólo de dar a conocer trabajos más complejos (y en ocasiones, debe admitirse, inaccesibles, por su lenguaje o por las plataformas de publicación, a públicos más extensos); sino también, con la idea de dar a conocer a los lectores del blog los marcos teóricos, filosóficos, epistémicos, etc., que el autor utiliza para la redacción de las columnas de opinión del blog.

En la sección Agenda Política, por otro lado, se dan a conocer los eventos académicos (Seminarios, Coloquios, Talleres, Cursos, Conferencias, etc.,) que imparte o en los que participa el autor del blog, siendo éstos tanto de caracter nacional e internacional. Aquí, la pretensión es, de nueva cuenta, el ofrecer, quizá, por nombrarlo de algún modo, una base de pruebas a los lectores de que el autor de lo Político y la Política mantiene una participación constante, permanente, en eventos en los que grandes figuras de la sociedad civil, de la política y, sobre todo, de la academia, también participan. Y es que, al final del día, cuando las ideas no se ponen a debate en ventos públicos y de la magnitud de los mencionados, éstas mueren en el olvido o en el dogmatismo repetitivo e intransigente.

Sirvanse los lectores de este blog, pues, a hacer uso de los materiales que se ofrecen a su disposición, siempre con el gusto de ser compartidos, y con la firma idea de que el Saber debe ser socializado.

Ricardo Orozco


Ricardo Orozco es cofundador y Consejero Ejecutivo del Centro Mexicano de Análisis de la Política Internacional.

¡Suscríbete al Boletín!

#EnRedes

Sitios que reproducen el contenido de este blog

Lectores

Derechos Reservados © lo Político y la Política | Ciudad de México